“DANIEL ORTEGA, EL ÚLTIMO COMANDANTE”

LA HISTORIA DEL LÍDER DE LA REVOLUCIÓN SANDINISTA

228034

Han conocido del comandante Daniel lo que los medios les han contado, para la mayoría de la juventud solo es un señor de 73 años (ahora), que fue guerrillero, que estuvo en el exilio y que regresó al triunfo de la Revolución Popular Sandinista en 1979; sus opositores lo tildan de una farsa de comandante y sus seguidores lo ven como la referencia histórica del sandinismo.

¿QUIÉN ES DANIEL ORTEGA? EN 5 PÁRRAFOS…

En la Libertad, municipio de Chontales, en la Región centro norte de Nicaragua, hijo del matrimonio de don Daniel Ortega Cerda y doña Lidia Saavedra, de clase media y opositores al gobierno de Anastasio Somoza; el pequeño José Daniel Ortega Saavedra, nacido el 11 de noviembre de 1945, y la década de los 50, se trasladaría a vivir a Managua con su familia; se convertiría luego en uno de los 9 comandantes de la Revolución Popular Sandinista.

Hermano de Germania Ortega Saavedra ; del general en retiro Humberto Ortega Saavedra y el fallecido Camilo Ortega Saavedra, que muere en plena lucha contra la dictadura somocista en Monimbó, Masaya.

El comandante Ortega fue miembro de la Junta de Reconstrucción Nacional, de 1979 a 1985, después del triunfo de la Revolución; electo como presidente en 1985 por amplía mayoría del pueblo nicaragüense y quien entregó la banda presidencial a doña Violeta Barrios de Chamorro, en 1990.

Desde entonces Daniel y el FSLN, “gobernaron desde abajo”, teniendo durante ese tiempo disidencia de una buena parte de intelectuales y comandantes de la Revolución Sandinista, que creyeron que el sandinismo estaba muerto después de su derrota electoral en el 90, y desde entonces se convirtieron en críticos y opositores al Frente Sandinista conducido por el comandante Ortega.

Electo nuevamente presidente en 2006 con el 38% de los votos a favor, regresa a la presidencia de Nicaragua el 10 de enero de 2007, después de 16 años de gobiernos de derechas con políticas neoliberales, con el acompañamiento de uno de los fundadores del Frente Sandinista de Liberación Nacional, el comandante Tomás Borge Martínez, que pasa a la inmortalidad en 2012, y unido a una buena parte de miembros de la Contra Nicaragüense, a la que se enfrentaran los sandinistas en una guerra que cobró la vida de más de 10 mil personas, ahora en un proceso de reconciliación para poder cambiar la realidad miserable en la que vivían los nicaragüenses para 2006.

LOS HECHOS HISTÓRICOS QUE VIVÓ EL COMANDANTE ORTEGA

Triunfo de la Revolución Cubana – 1959: El comandante Daniel Ortega tenía aproximadamente 13 años de edad, ya vivía en Managua con su familia; según datos históricos, es a los 14 años que Daniel Ortega se encuentra con Carlos Fonseca Amador, el padre de la Revolución y fundador del FSLN, es aquí cuando comienza la historia política del comandante Ortega, que ya con la triunfante Revolución Cubana, se ha levanta en el continente los aires libertarios de los pueblo, Nicaragua pronto se uniría a esa liberación.

FUNDACIÓN DEL FSLN -1961: Aunque el comandante no es fundador del FSLN, en 1962 ingresa Daniel a la Universidad Centroamericana UCA, y desde allí se involucra de lleno al Frente, fundado en 1961 por Carlos Fonseca Amador, Tomás Borge Martínez, Santos López y Víctor Manuel Tirado; de las primeras actuaciones destacadas del comandante Ortega en el FSLN, fue la puesta en circulación del periódico El Estudiante, órgano de prensa del Frente Estudiantil Revolucionario (FER).

Así el comandante Daniel Ortega se convertía en uno de los fieles y estrecho colaboradores del comandante Carlos Fonseca Amador, a tal punto que se le otorgó la misión de organizar Comités Cívicos Populares de resistencia a la dictadura.

SE CONVIRTIÓ EN COMANDANTE A LOS 20 AÑOS: En 1965, con apenas 20 años, fue ascendido a comandante y a miembro de la Dirección Nacional del FSLN, donde a partir del año siguiente adquirió el mando sobre el denominado Frente Interno.

DANIEL, EN LA CÁRCEL, EL EXILIO Y COMO ESLABÓN CLAVE.

Con todavía 21 años, en 1967 fue apresado por el régimen de Anastasio Somoza y permaneció preso hasta su liberación en 1974, por grupos guerrilleros que pidieron su liberación, y el de otros camaradas, a cambio de liberar reos del régimen somocista.

El comandante Ortega y los camaradas que le liberaron viajaron a Cuba para acogerse a la protección de la Revolución cubana, de donde tienen referencia con el comandante Fidel Castro, pero al cabo de unas semanas el comandante Daniel se infiltró de nuevo en Nicaragua para reintegrarse en la Dirección Nacional, donde encontró un movimiento dividido en tres facciones:

  1.  Guerra Popular Prolongada (GPP), encabezada por Tomás Borge y el comandante Henry Ruiz, alias Modesto, que era de inspiración maoísta-guevarista y alentaba una contienda de liberación popular basada en el campesinado.
  • La tendencia Proletaria, preconizada por Fonseca, el cual iba a caer en combate en noviembre de 1976, y Jaime Wheelock Román, que se identificaba mejor con la ortodoxia marxista-leninista y sostenía la necesidad de mantener un partido obrero en la retaguardia.
  • La tendencia Tercerista o Insurreccional, que animaban izquierdistas no marxistas y marxistas heterodoxos, muchos de ellos estudiantes e intelectuales, en la que militaban importantes comandantes como famoso Edén Pastora Gómez.

La victoria de Salvador Allende – 1970: En los años 70´s se da la victoria de la Unidad Popular en Chile, que otorga la presidencia al izquierdista Salvador Allende, para ese año el comandante Ortega tendría 25 años.

¿POR QUÉ DANIEL ES TAN TEMIDO POR SUS OPOSITORES?

Los opositores a Daniel, incluyendo a muchos comandantes disidentes del FSLN, se llenan la boca diciendo que el comandante Daniel Ortega no es realmente un comandante por no estar en plenos actos de intercambios de balas con la Guardia Nacional, algunos se burlan de él diciendo que es un “COMANDANTE DE MENTIRA” … pero entonces, ¿Por qué si Daniel no es realmente un comandante, es tan temido por sus opositores?

Cuando Daniel se enfrenta a esa división del movimiento de liberación, él y su hermano Humberto se integran a la tendencia tercerista, desde el cual el comandante Daniel se determina a conseguir la unidad del FSLN; el  trabajo de los hermanos Ortega en los terrenos tanto militar (en el que se destacó Humberto como principal estratega de operaciones) y táctico (en el que llevó el mando Daniel, en los Frentes Internos Norte y Sur), como en el terreno político, resultó determinante para la recomposición de la unidad interna del FSLN, sin la cual difícilmente podría triunfar la proyectada ofensiva final contra Somoza.

En aquel momento de indecisión y división en el FSLN, Daniel lograba unificar las fracciones, destacarse en la dirección táctica y como estratega de las operaciones insurreccionales que permitirían el retiro de la Guardia Nacional y la huida del dictador Somoza.

Esta misma estrategia de Unidad, el comandante Ortega la emplea en 2006, para las elecciones presidenciales en las que se alza como ganador, por la Alianza Unida, Nicaragua Triunfa que aglutina a ex contras, disidentes sandinistas que regresan al FSLN, Empresarios Privados y pequeños grupos opositores al sandinismo.

Muerte de su hermano Camilo – 1978: tras unos años de repliegue defensivo ante la durísima persecución militar a campo abierto unida a una no menos cruda represión política en las ciudades, el FSLN Tercerista se lanza al hostigamiento sistemático de las fuerzas gubernamentales. En una de estas acciones, la dirigida en el barrio de Monimbó de la ciudad de Masaya para organizar una insurrección popular que había estallado espontáneamente, pereció Camilo Ortega Saavedra, lo que seguramente le da una estocada al comandante Daniel, que para esa fecha tendría 32 años.

UNIDAD EN LA JUNTA DE RECONSTRUCCIÓN NACIONAL

En la Junta, el comandante Ortega junto al socialdemócrata Sergio Ramírez Mercado, por el Grupo de los Doce; el ingeniero Moisés Hassán Morales, por el MPU; Alfonso Robelo por el MDN; y Violeta Barrios de Chamorro, viuda de Pedro Joaquín Chamorro, por la UDEL.

De los cuatro junteros no miembros del FSLN, Ramírez y Morales, eran de partidos prosandinistas y Robelo y Chamorro, de partidos de la centroderecha liberal agrupado en el FAO.

El comandante Daniel, con la popularidad del FSLN al frente de las guerrillas y el proceso insurreccional, toma el consejo de Cuba de crear una junta en la que se comparta la responsabilidad en la toma de decisiones respecto a lo que pase en el país de ahora en adelante, después del triunfo revolucionario.

PRIMER PRESIDENTE DE NICARAGUA ELECTO DEMOCRATICAMENTE – 1984

Los comicios pusieron de relieve la capacidad de movilización y la legitimidad popular de que gozaba el FSLN: con una participación del 75%, el comandante Ortega venció en las presidenciales con el 66,9% de los votos, en tanto que el adversario mejor situado, Clemente Guido Martínez, del PCDN, obtuvo solo el 14%; en la votación para la Asamblea Legislativa y Constituyente, el Frente se hizo con 61 de los 96 escaños, uno de los cuales lo ganó Rosario Murillo.

PROCESOS DE PAZ CON LA CONTRA – 1987

El 7 de agosto de 1987 Ortega, el guatemalteco Vinicio Cerezo, el salvadoreño Napoleón Duarte, el hondureño José Azcona y el costarricense Arias se reunieron en Guatemala y adoptaron la denominada Declaración de Esquipulas II sobre el Proyecto para Establecer la Paz Firme y Duradera en Centroamérica.

El plan contemplaba la desmovilización de las distintas guerrillas operativas, su acogida a sendas leyes de amnistía, la suspensión de toda ayuda exterior tanto a aquellas como a los gobiernos que las combatían, y el inicio de rondas de diálogo nacional en cada Estado.

De regreso a Managua, el comandante Ortega comenzó a aplicar lo que le tocaba de Esquipulas II: convocó una Comisión Nacional de Reconciliación abierta a todos los partidos legales y cuya presidencia recayó en el cardenal y arzobispo managüense Miguel Obando y Bravo (quien como máximo representante de la Iglesia Católica nicaragüense, de firme obediencia romana, venía sosteniendo un duro pulso con los sandinistas y los sacerdotes adscritos a la denominada Iglesia Popular, de fuerte contenido social y reacia a someterse a las jerarquías clericales, y a la Teología de la Liberación), levantó el estado de sitio (el 22 de agosto) y canceló las sanciones a los medios de comunicación independientes, lo que permitió a La Prensa reaparecer en los quioscos el 20 de septiembre.

El 5 de octubre de 1987 el Gobierno comenzó el diálogo con once partidos de la oposición y dos días después ordenó un alto el fuego unilateral en algunos sectores del frente de guerra, si bien la Contra replicó que no se sentía obligada a hacer lo mismo mientras el comandante Ortega no entrara en negociaciones particulares con ellos.

La primera ronda de negociaciones entre el Gobierno y la Contra tuvo lugar en la capital de la República Dominicana y con los auspicios del cardenal Obando el 3 de diciembre de 1987, pero no arrojó ningún resultado.

El 23 de marzo de 1988 el gobierno sandinista, con los hermanos Ortega a la cabeza, y de la RN se reunieron en la localidad de Sapoá, en el departamento de Rivas, en la frontera con Costa Rica, a orillas del Lago de Nicaragua, y acordaron un alto el fuego de 60 días en vigor desde el 1 de abril. Aunque esta tregua expiró sin un acuerdo de renovación, el comandante Ortega la mantuvo indefinidamente de manera unilateral, a pesar de los ocasionales rebrotes de actividad militar por parte de la guerrilla.

LA CAIDA DE LA URSS Y GOBERNAR DESDE ABAJO – 1990

En marzo de 1990, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas de desarticula, un golpe duro para países progresistas que tenían respaldo de la unión soviética, en ese mismo año el FSLN pierde las elecciones.

El comandante sandinista, que tendría entre 44 y 45 años, conforme a la garantía expresada previamente de pasar disciplinadamente a la oposición si así lo decidían las urnas, reconoció la victoria de Violeta Barrios de Chamorro, que gana las elecciones adelantas de 1990, bajo las condiciones de presión estadounidense al gobierno revolucionario.

Un mes antes de entregarle la banda presidencial a doña Violeta, el 27 de marzo, pendiente aún el inicio de la desmovilización de la Contra, el comandante Ortega suscribió con Barrios de Chamorro un Protocolo de Transición del Poder Ejecutivo (PTPE) que contenía el respeto de la Constitución, las instituciones y las conquistas sociales del período de Gobierno 1979-1990, así como el desarme de la Contra.

En oposición, el comandante Ortega solicitó a la militancia sandinista que se movilizara en la defensa de las conquistas revolucionarias tan pronto como el Gobierno de Chamorro, cuyo sostén parlamentario incluía a los sectores más derechistas de la UNO, intentara revertirlas.

EL COMANDNATE EN EL PERIODO DE ALEMAN – 1996.

El comandante Ortega volvió a ser abatido en las elecciones presidenciales del 20 de octubre de 1996, esta vez por el derechista Arnoldo Alemán Lacayo, líder del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y de la Alianza Liberal (AL), fuerzas muy hostiles al sandinismo. Alemán se adjudicó el 51% de los votos frente al 37,7% de Ortega, haciendo innecesaria la segunda vuelta.

El comandante Ortega, asumió como diputado propietario en la Asamblea en tanto que candidato presidencial y fue designado jefe de la bancada sandinista, desde donde lideró batallas políticas de conformidad con la nueva realidad del partido que ya no estaba alzado en armas.

Sabiamente el comandante Ortega hacía honores a su condición de ESTRATEGA en las etapas insurreccionales, pero ahora en la política, donde gracias a esa sabiduría logra garantizar una serie de reformas electorales que luego permitirían ganar las elecciones.

EL COMANDANTE SIGUE SIENDO FAVORITO ENTRE LA MILITANCIA – 2001

El 21 de enero de 2001 el comandante Ortega arrasó con el 71,8% de los votos en la consulta popular organizada por el partido para elegir sus candidatos a la Presidencia de la República y a la Asamblea Nacional, y el 24 y 25 de febrero el III Congreso Extraordinario le nominó por cuarta vez aspirante a aquella magistratura.

EL COMANDANTE EN EL GOBIERNO DE BOLAÑOS – 2002

El liderazgo del comandante Daniel seguía siendo indiscutible entre la militancia sandinista, el 17 de marzo de 2002 el III Congreso Nacional sandinista fue clausurado con la reelección por unanimidad del veterano dirigente como secretario general por otros cuatro años. El segundo de a bordo, Borge, también fue ratificado, y con él otras figuras históricas como René Núñez y el ex ministro de Exteriores y antiguo sacerdote Miguel D’Escoto Brockmann.

En una crisis política y social que se desencadenó en el país, los sectores desprotegidos como Estudiantes, Maestros, Trabajadores de la Salud y por cuenta propia generaron huelgas en todo el país en protesta por la mala administración gubernamental y la política neoliberal de Enrique Bolaños, el comandante Daniel se convirtió en el representante de todos estos sectores y lo proponían para ser el negociador con el gobierno, a lo que la administración de Bolaños se negaba pero ante la presión social tuvieron que acceder; así el comandante Ortega se consolidaba como el indiscutible representante y líder del pueblo nicaragüense.

EL REGRESO DEL COMANDANTE – 2006

En 2006 Nicaragua sin esperanzas, se encuentra en las elecciones más decisivas del país, elecciones que definirían el rumbo por el que la sociedad nicaragüense iba a encaminarse para el futuro; solo existían dos alternativas, continuar con los Gobiernos de derecha que tenían al país en la miseria o en votar por el candidato sandinista Daniel Ortega Saavedra, quien en 1979 había sido de los dirigentes del FSLN que enrumbaba al país al cumplimiento de una de las más grandes hazañas de su historia, el Triunfo de la Revolución Popular Sandinista.

Para 2006, después de 3 periodos electorales presidenciales en los que el comandante Daniel no ganaba la presidencia de la República, a base de una estrategia electoral muy particular, en la que también se ve a un Daniel Ortega conciliador, los miembros de partidos políticos opositores al sandinismo en ese tiempo, disidentes del FSLN en los 90’s y ex miembros de la Guardia Nacional de Nicaragua, se unen al comandante Ortega para llevar juntos una campaña de RECONCILIACIÓN Y PAZ.

El trabajo estratégico del comandante Daniel durante 16 años en oposición a los Gobiernos Neoliberales de Nicaragua, logran que el 5 de noviembre de 2006 el pueblo le diera la victoria al FSLN y su candidato, el comandante de la Revolución Daniel Ortega Saavedra, con un 38% de votos a favor y con un margen de más del 9% de diferencia entre su contrincante más cercano. Daniel se convierte el 6 de noviembre de 2006, en el presidente electo de la República de Nicaragua.

Desde entonces la Nicaragua en miseria, el país más pobre de Latinoamérica, se convertía en un referente centroamericano de crecimiento y seguridad, se posicionó en el ojo de los inversionistas que buscan instalarse en el país más grande de Centroamérica para poner negocios y el turismo crece a pasos agigantados; ahora Nicaragua se convertía en un nuevo país, las mejores carretera de Centroamérica, educación gratuita, educación técnica y universitaria a la altura de las nuevas generaciones, crecimiento del PIB, de la calidad de vida y logrando reducir los altos índices de pobreza y generando una muro de contención contra el narcotráfico.

El trabajo del comandante desempeñado desde 2007 que asume la presidencia, logra que el FSLN con una política de reconciliación y trabajo conjunto, gane las elecciones municipales, en 2008 y por tres años consecutivos Daniel y el FSLN ganan elecciones con amplia mayoría y logrando posicionarse como el presidente mejor evaluado de la región latinoamericana.

DANIEL Y LA INTENTONA DE GOLPE – 2018

Después que en 2017 el comandante Daniel ganara las elecciones presidenciales, junto a la compañera de formula Rosario Murillo, lo que significaba para el sector opositor de Nicaragua la destrucción total de sus fuerzas políticas y la consolidación del sandinismo que ahora tenía más del 70% de respaldo popular, en Abril de 2018 se desencadena una fuerte protesta por el incendio en Indio Maíz, que responsablemente el Gobierno de Nicaragua asumía con todo el aparataje gubernamental que se encontraban monitoreando y dando atención directa a la situación de emergencia, que fue manipulada por sectores de oposición.

Imágenes manipuladas, falsas noticias y calentamiento de calle fue la estrategia de la oposición para destruir la imagen de un gobierno que ha garantizado el crecimiento socioeconómico del país con un mecanismo de distribución de las riquezas y recursos alabado por los organismos internacionales; por situaciones de la historia en ese mismo contexto de calentamiento de calle, se da la aprobación de un ajuste al aporte del INSS, que se encuentra en situación crítica económica por factores sociales que no permiten el crecimiento de los ingresos al INSS; el FMI recomendó al país subir la edad de jubilación elevar las cuotas de cotización, medida que solamente afectaría al pueblo; el Gobierno sandinista optó mejor por un ajuste en el que los empresarios y personas con mayor poder económico debieran pagar más a la contribución al INSS y los trabajadores y jubilados pudieran también aportar un mínimo.

La situación fue aprovechada y manipulada por la oposición de Nicaragua que ahora se ponían como los grandes salvadores de la Patria cuando ellos mismos la habían hundido en la pobreza en años de gobiernos derechistas.

Una serie de manifestaciones se levantaron con estudiantes al frente, peleando por el INSS, y detrás de ellos delincuentes armados que los usaban como carne de cañón para agredir a al a autoridad y destruir todo a su paso.

Sabiamente y con la convicción de Unidad, Reconciliación y Paz que el comandante Daniel ha tenido desde su inicio en la vida política, el presidente deroga la ley del INSS y llama a un diálogo nacional, dirigido por la Iglesia Católica de Nicaragua, en ese contexto la derecha ahonda la violencia y destrucción en el país.

Aun así, la sabiduría de Daniel, respetar los tiempos y saber guardar la calma en la militancia sandinista que estaba enardecida por la matanza de compañeros militantes del partido, logran que, a Julio de 2018, 3 meses después del intento de golpe de Estado en el que la Iglesia Católica también participó, Daniel y el FSLN habían logrado controlar la situación e ir ganando la batalla contra el fascismo que se levantaba.

EL ÚLTIMO COMANDANTE

A noviembre de 2018, cumpliendo el comandante Daniel 73 años, pasando por la desaparición física de grandes compañeros de lucha en el siglo pasado como el comandante Tomás Borge, el comandante Hugo Chávez, el comandante Fidel Castro, el Cardenal Obando y Bravo; y el retroceso de la izquierda en la región, Daniel Ortega Saavedra es, por decirlo así, el último comandante dirigente de las luchas revolucionarias armadas durante el siglo pasado, que queda en píe de lucha, dirigiendo con sus sabiduría al pueblo de Nicaragua y aconsejando a la nueva generación de dirigente sociales y de izquierda que tienen el reto de volver a recuperar los gobiernos que el fascismo sostiene hoy como mecanismo de persecución.

Daniel es el último comandante, de las luchas insurreccionales del siglo XX, que sigue al frente de un país, que mantiene el liderazgo del partido que sigue fielmente los principios de Carlos Fonseca Amador, quien tenía mucha estima por Daniel, el ideal de Sandino, la referencia que Daniel siempre ha respetado, y que además visiona a futuro para seguir haciendo posible los cambios sociales que lleva la Revolución.

¡LA GENTE LO QUIERE, LO GENTE LO ACLAMA…DANIEL EL COMANDANTE DE LA REVOLUCIÓN!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .