EL ANTIIMPERIALISMO Y NACIONALISMO EN LA OBRA DE DARÍO

Rubén Darío cumplió un papel trascendental como innovador de la poesía castellana en Hispanoamérica y Española.

Impulsador y propagandista del modernismo, se convirtió en un clásico, en un escritor reconocido como ejemplo y referente a nivel mundial. Un verdadero orgullo nicaragüense.

REDVOLUCIÓN Darío 1
El Antiimperialismo y Nacionalismo en la obra de Darío

A lo largo de su vida, desempeñó varios roles además del de poeta; fue un ensayista, un cronista, un periodista y un diplomático verdaderamente sumergido en la realidad político-histórica de su tiempo, tanto que le permitió hacer predicciones que más tarde se cumplirían; fue un verdadero visionario.  No por nada Salomón de la Selva (1941) afirmaba que, al releer a Darío, le resultaba pasmoso, atestiguar hasta qué punto estaba despierto su intelecto a las preocupaciones universales, a las inquietudes sociales, políticas y económicas, viéndolo y previéndolo todo con extraordinario acierto”.


Hablando de Injerencia estadounidense


La obra de nuestro poeta es vasta: poemas, ensayos, cuentos, crónicas, diarios, cartas, etc. En ellas, Darío aborda diferentes temáticas que van desde el amor, el erotismo trascendente, la angustia existencial, el sincretismo religioso y la temática con dimensión socio política. Dentro de este último entramado, Darío abordó temas como el Patriotismo y Antiimperialismo. En este artículo, te exponemos algunos textos literarios de nuestro poeta que evocan ese espíritu de patriotismo y antiimperialismo.

ANTIIMPERIALISMO

REDVOLUCIÓN Darío 2
El Antiimperialismo y Nacionalismo en la obra de Darío

Para quienes han leído conscientemente a Darío, les resulta evidente su constante preocupación política por la soberanía de nuestros pueblos, pues fue un escritor que alzó su voz contra el Imperio en una preconización solidaria ante las tentativas expansionistas de los Estados Unidos, y aunque no se alzó en armas, hizo revolución con su puño y letra al resaltar las injusticias sociales.

Sus poemas y escritos en los que se dedicó a denunciar y a advertir sobre las intenciones del Imperio, causaron gran conmoción en los escritores de esa época, por su hidalguía y por su valentía de echarle en cara al yankee su vil intervención.

En su Oda a Roosevelt, Darío hace una tremenda denuncia de las intenciones del Imperio estadounidense. Contrario a lo que se podría pensar por el título de “Oda”, no se ensalza al presidente Roosevelt ni a su política exterior, sino que se realiza una admonición sobre lo que podría ocurrir en el continente sin tardar mucho, a causa del afán colonialista gringo:

Eres los Estados Unidos,

Eres el futuro invasor

De la América ingenua que tiene sangre indígena,

Que aún reza a Jesucristo y aún habla en español.Oda a Roosevelt – Rubén Darío – 1904

En este poema, se hace una caracterización del imperio yankee, calificándolo con adjetivos directos como “Cazador”, como símbolo del poder y su destino de invadir los pueblos. También, se nos presenta a un Estados Unidos que ha consolidado su poder como una de las grandes potencias del mundo, tanto económica como militarmente. Es por eso que Darío los refiere como:

potentes y grandes. Cuando ellos se estremecen hay un hondo temblor que pasa por las vértebras enormes de los Andes si clamáis se oye el rugir del León”.Oda a Roosevelt – Rubén Darío – 1904

Al Igual que en todos sus textos, Darío contrapone a los yankees ante la América nuestra, donde advierte a los EE. UU. que, en la América nuestra, hay mil cachorros sueltos del león español. y,pues contáis, con todo, falta una cosa: “Dios”(Cornejo y Aróstegui,2008).

Los “Cantos de Vida y Esperanza” (1905) representan, según Menéndez y Pelayo, la más alta expresión de fe de nuestro poeta en el destino de nuestros pueblos, un nuevo evangelio de esperanza y un clamor por la preservación de nuestra independencia e identidad cultural, amenazadas por el expansionismo norteamericano: “Mañana podremos ser yanquis (y es lo más probable)”, escribe Darío en el Prefacio de este libro, de todas maneras, mi protesta queda escrita sobre las alas de los inmaculados cisnes, tan ilustres como Júpiter”.

REDVOLUCIÓN Darío 3
El Antiimperialismo y Nacionalismo en la obra de Darío

En “Los Cisnes”, poema que abre el libro en cuestión, Darío convierte a esta ave heráldica en un símbolo antiimperialista. Se trata de un canto a la esperanza, una lucha por recuperar la identidad latinoamericana en una época de guerras e imperialismo anglosajón.

 “¿Qué signo haces, oh Cisne, con tu encorvado cuello al paso de los tristes y errantes soñadores?… … “

¿Seremos entregados a los bárbaros fieros? ¿Tantos millones de hombres hablaremos inglés?

¿Ya no hay nobles hidalgos ni bravos caballeros? ¿Callaremos ahora para llorar después? … “¡Oh tierras de sol y de armonía, aún guarda la Esperanza la caja de Pandora!”

El Triunfo de Calibán (1898) es un ensayo de prosa periodística considerado como el de mayor fuerza antiimperialista escrita por Darío. Según Fernández Retamar (1987)El triunfo del Calibán es indiscutiblemente una ponencia, una radiografía, un retrato sarcástico, digno de Quevedo de lo que es el ser y la vida de Norteamérica. El triunfo del Calibán, es texto obligado en una antología del pensamiento filosófico y ético del antiimperialismo de nuestra América.

En este ensayo, Darío recogió el materialismo vulgar de Estados Unidos que a lo largo de su historia ha invadido y atacado a países vecinos a costa de su crecimiento. Llega a definir a los yanquis como los “aborrecedores de la sangre latina”que no creen en nada y viven en sus “abrumadoras ciudades de hierro y piedra“. 

También, va contraponiendo de manera paralela lo imperialista a lo americano: antepone al yankee que lo describe de bárbaro, de búfalo, de mandíbula de boa, al concepto de raza latina, de la raza de José Martí. Hay pues en este texto una verdad reveladora, un quitar de antifaz, el maquillaje de un imperio yankees que habla de paz, mientras invade Nicaragua, República dominicana, Guatemala; que habla de respeto y de soberanía nacional cuando utiliza el gran garrote; que habla de apoyo moral y solitario mientras impone la doctrina del dolor. Son mis enemigos”dice Darío, “y todas las montañas de piedra, de hierros,de oro y de tocinos, no bastarán para que mi alma latina se prostituya el Calibán”y reafirma hay un inmenso continente en donde la antigua semilla se fecunda y prepara en la sabia vital la futura grandeza de nuestra raza.

El artículo que publica en el Paris Journal el 27de mayo de 1910, Darío se dedica también a denunciar el intervencionismo yankee en nuestro país:Hay en este momento en América Central un pequeño Estado que no pide más que desarrollar, en la paz y el orden su industria y su comercio; que no quiere más que conservar su modesto lugar al sol y continuar su destino con la seguridad de que, no habiendo cometido injusticia hacia nadie no será blanco de represalias de nadie. Pero una revolución lo paraliza y debilita. Esta revolución está fomentada por una gran nación. Esta nación es la República de los Estados Unidos. Y Nicaragua nada ha hecho a los Estados Unidos que pueda justificar su política. Más bien se encontraba segura, si no de su protección, al menos de su neutralidad, en virtud del tratado y de las convenciones firmadas en Washington en diciembre de 1907.

PATRIOTISMO

REDVOLUCIÓN Darío 5
El Antiimperialismo y Nacionalismo en la obra de Darío

Para Darío, la primera virtud ciudadana es el patriotismo. En innumerables poemas y artículos Darío exaltó esa virtud, que en él trascendía el amor a su tierra natal, Nicaragua, y se extendía a Centroamérica y al continente hispanoamericano. “Hombre de varias patrias fue Rubén Darío, según su propia confesión”, nos dice Pedro Salinas. Pero nadie duda que el primer lugar en sus sentimientos lo ocupaba su “patria original”, la que le vio nacer:

 “En el lugar en donde tuve la luz y el bien,¿qué otra cosa podría sino besar el manto a mi Roma, mi Atenas o mi Jerusalén?”(“Poema del Retorno”).

Desde sus primeros poemas, hasta sus últimas obras, Nicaragua y América latina estará siempre presente en su canto y su pensamiento. Según los estudiosos de Darío, el célebre “Poema del Retorno” (1907) es donde el poeta muestra y vierte todo su amor por Nicaragua, uno de sus poemas más sentidos escrito tras el recibimiento que le tributan sus conciudadanos, tras quince años de ausencia de su patria, en donde expresa todo lo que para el significan Nicaragua y la cuidad que guarda los recuerdos de su infancia:

“Exprimidos de idea, y de orgullo y cariño,

de esencia de recuerdo, de arte de corazón,

concreto ahora todos mis ensueños deniño

sobre la crin anciana de mi amadoLeón”.

Rubén vislumbra un futuro glorioso para su patria, al servicio de la humanidad, y canta las virtudes cívicas de su pueblo:

A través de las páginas fatales de la Historia,

 nuestra tierra está hecha de vigor y de gloria,

nuestra tierra está hecha para la Humanidad”.

Según Afirma Tünnerman (2008) América y el destino de los pueblos hispanoamericanos es uno de los temas claves de la poesía dariana. El porvenir de América es un tema recurrente en la poesía dariana desde “Primeras Notas – Epístolas y poemas” (1888), hasta en sus últimas composiciones. Darío asumió, con plena conciencia, su alta misión de poeta continental, vate por excelencia de las angustias y esperanzas de los pueblos hispanoamericanos.

REDVOLUCIÓN Darío 6
El Antiimperialismo y Nacionalismo en la obra de Darío

El itinerario del poeta, nos dice Carlos Martín en su obra “América en Rubén Darío”, en un principio vacilante debido a las circunstancias del momento, luego continúa desbrozando su ruta firme hasta desembocar en el contexto claro y afirmativo de lo que debe ser su misión y su mensaje. Ni excesivo hispanismo peninsular en detrimento de América, ni sujeción alguna a la política del imperialismo. Sólo la América grande, unida, democrática, con sus incontables riquezas potenciales y su espíritu vivificante y fecundo en espera del “alba de oro” que “en un triunfo de liras” dará forma a la cultura nueva.

 Darío fue uno de los primeros intelectuales del continente en reconocer la riqueza del aporte indígena a nuestra cultura y fue persistente en el propósito de rescatar ese “otro lado” de nuestro ser. Pablo Antonio Cuadra, en su ensayo “Rubén Darío y la aventura literaria del mestizaje, nos dice que Darío fue el primer valor que, en la corriente de nuestra literatura culta, no sólo señala lo indio como fuente de originalidad y de autenticidad literarias, sino que proclama en sí mismo -contra todos los complejos y prejuicios de su tiempo- el orgullo de ser mestizo”.

En su ensayo “Estética de los primitivos nicaragüenses”, Darío reconoce que nuestros indios:

“no desconocían el divino valor de la poesía. Gustaban del símbolo y del verso…” “…Tenían la noción de la gracia…” “…La antigua civilización americana atrae la imaginación de los poetas. Un Leconte de Lisle arrancaría de la cantera poética de la América vieja, poemas monolíticos, hermosos cantos bárbaros, revelaciones de una belleza desconocida. Y el arte entonces tendría “un estremecimiento nuevo”.

Si en la figura del “salvaje y aguerrido” Caupolicán Darío descubre el paradigma de “la vieja raza”, en su poema “Tutecotzimí” lleva a cabo, como lo ha señalado Pablo Antonio Cuadra, “la primera incorporación del indio a nuestra poesía culta nicaragüense y esa incorporación la realiza para elaborar un mensaje contra la tiranía, la violencia y la guerra”.

Con Rubén, y por Rubén, el mestizaje deja de ser considerado un estigma para transformarse en motivo de afirmación y orgullo. Y es que si en alguien el mestizaje adquiere su plena dimensión universal y nos muestra todas sus potencialidades creadoras y renovadoras es en el mestizo Rubén Darío, cuya misma personalidad tenía cierta grandeza y dignidad de enorme indio chorotega.

 Pero, para ser auténticamente mestizo, Rubén tenía que ser también español: Soy un hijo de América, soy un nieto de España”  había dicho en su invocación a los cisnes. Y cuando se propone definirse se proclama: español de América y americano de España. En ambos casos, no es el indio ni el español quien canta en su poesía: es el mestizo, el extraño pájaro tropical. Su condición de mestizo no le impide cantar a España, hasta el punto de que los vibrantes hexámetros de su “Salutación del Optimista” están reconocidos como “el homenaje más grande hecho por la América joven a la España eterna”, según la máxima autoridad de la crítica literaria española, don Marcelino Menéndez y Pelayo.

REDVOLUCIÓN Darío 4
El Antiimperialismo y Nacionalismo en la obra de Darío

Darío, a través de su obra dignifica no solo a los nicaragüenses, sino a todos los indios americanos, y también nos revela su espíritu antiimperialista, llamándonos a denunciar y a luchar contra los atropellos del expansionismo yankee y a defender nuestra patria del invasor. Lleva razón Carlos Martín cuando afirma de Rubén: “El representa, siente y expresa a todo el Continente, con algo de latino, de ibérico, de hispano, de aborigen, de europeo, en una palabra, de mestizo americano”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s