IGLESIA CATÓLICA, CIDH Y OEA CALLAN ANTE NUEVA MASACRE POLICIAL EN RÍO SAN JUAN

Una nueva masacre en contra de la Policía Nacional vivió la tarde-noche de este jueves la institución del orden publico encargada de garantizar seguridad a las familias nicaragüenses, y ante este cobarde hecho ningún organismo “denominados defensores de los Derechos Humanos”, se ha pronunciado.

Ni la Conferencia Episcopal de Nicaragua, ni la Organización de Estados Americanos (OEA), y mucho menos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), han condenado tan abominable hecho que ha conmocionado a un pueblo que quiere paz: Nicaragua.

La principal promotora de la paz, que es la iglesia católica, guarda silencio, hasta el momento su jerarca, el Cardenal Leopoldo Brenes, no se ha pronunciado; pero sí y solo sí son los primeros en defender a los terroristas que hoy están presos por secuestros, torturas, profanación y atentado contra la paz, seguridad y bienestar del pueblo valiente y trabajador.

Otros organismos en exigir libertad para los supuestos “presos políticos”, que no son más que delincuentes, es la OEA y la CIDH, ambos instrumentos del imperio y que también han callado ante tal masacre.

Tuit de Luis Almagro, secretario general de la OEA

Luis Almagro en su cuenta oficial de Twitter, se pronunció y realizó homenaje, reprochando el atentado a la Escuela General Santander en Bogotá, Colombia; también condenó el asesinato de una ciudadana ecuatoriana y de dos panameñas heridas.

Pero… ¿Qué pasó con los policías asesinados en Nicaragua?, es la pregunta que también le hacemos a Paulo Abrao, Secretario Ejecutivo de la CIDH, quien también ignoró estas muertes de hermanos nicaragüenses.

El 12 de julio del 2018, un maestro y cuatro oficiales de la Policía de Morritos también fueron asesinados por grupos de armados que se encontraban en ese entonces atrincherados en el tranque de El Lovago, en Chontales y que participaron en las denominadas “marchas pacificas”.

Ese día también hirieron a cinco trabajadores de la Alcaldía de Morrito y secuestraron a nueve policías, que posteriormente fueron liberados, luego del enérgico rechazo por parte de la población que ese mismo día salió a las calles de defensa de los hermanos policías.

Esta masacre también fue ignorada por la iglesia católica y grupos opositores vinculados al Gobierno de los Estados Unidos y su intento de Golpe de Estado en Nicaragua.

Por: Eliezer Cruz

PN1
Policías asesinados por grupo delincuencial en Río San Juan

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.