Maneras de envejecer

REFLEXIÓN CRISTIANA DE #DetallesDelMomento

Génesis 47:7-9 “José trajo a su padre Jacob y lo presentó a Faraón; y Jacob bendijo a Faraón. Y Faraón dijo a Jacob: ¿Cuántos años tienes? Entonces Jacob respondió al Faraón: Los años de mi peregrinación son ciento treinta años; pocos y malos han sido los años de mi vida, y no han alcanzado a los años que mis padres vivieron en los días de su peregrinación.”

Jacob fue un hombre que se hizo viejo a sí mismo viendo sus circunstancias desde una perspectiva negativa. Nuestro pasaje de hoy revela que era un hombre insatisfecho con su vida. Aunque hay muchas cualidades en Jacob que podemos admirar, ésta no es una de ellas.

Nuestro enfoque determinará nuestro nivel de satisfacción en la vida. Quienes se mantienen jóvenes de espíritu, siempre están buscando evidencias del TODOPODEROSO en sus vidas, de las maneras como ÉL está actuando, proveyendo, amando y guiando.

Sin esta perspectiva, el dolor y los problemas de la vida pueden ocupar el primer plano, lo cual puede conducir fácilmente al desánimo y a las quejas. También podemos envejecernos llevando cargas que no tenemos que llevar.

JESUCRISTO invita a los trabajados y cargados a venir a ÉL para encontrar descanso: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas, y yo los haré descansar. Acepten el yugo que les pongo, y aprendan de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontrarán descanso. Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros” (Mateo 11:28-30).

El SEÑOR quiere que llevemos Su yugo y le permitamos tomar nuestra carga de problemas y preocupaciones. Nuestro SALVADOR tiene una solución para cada una de nuestras cargas, y quiere ayudarnos a pasarlas a ÉL.

¿Qué estás llevando encima, que está envejeciendo tu cuerpo, tu alma y tu espíritu?

Pon en práctica las soluciones de JESÚS:

  1. Para un espíritu amargado e inflexible: el perdón.
  2. Para la culpa: la confesión.
  3. Para el remordimiento por pecados cometidos en el pasado: creer que JESÚS te ha perdonado, y
  4. Para la ansiedad: ponerla en manos de DIOS, porque ÉL se preocupa por ti: “Dejen todas sus preocupaciones a Dios, porque él se interesa por ustedes.” (1 Pedro 5:7).

ORACIÓN:

Gracias PADRE Celestial por el nuevo día, por las experiencias gozadas, por Tus bendiciones, por la vida que me das y por el amor y cariño de mis seres queridos y amigos. SEÑOR, Tu Palabra dice que deseas llevar mi carga de problemas y mis preocupaciones. Ayúdame SEÑOR. Gracias por las pruebas y muestras de Tu amor.

En el nombre de CRISTO, amén.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: